Evolución reciente del empleo

La información mas reciente del Indec sobre la situación del mercado de trabajo se refiere a los resultados de la Encuesta Permanente de Hogares del tercer trimestre del año pasado. En la actual coyuntura política y económica, y dado el estado del debate luego de la marcha de la CGT de la semana que finaliza, es ya información “desactualizada”. Los datos mas recientes de empleo emanados de organismos oficiales son los que surgen de los informes del Ministerio de Trabajo de la Nación sobre el empleo registrado al mes de diciembre del año pasado. El empleo registrado es la porción más importante del empleo total pero deja de lado el empleo informal y no registrado que, sólo a nivel asalariado, representa a nivel urbano en torno del 30 %.

Entre diciembre de 2015 y diciembre de 2016 se crearon 80929 puestos de trabajo registrados[1], a razón de 6700 mensuales en promedio. Tales resultados surgen de las series sobre empleo registrado que releva el Ministerio de Trabajo de la Nación[2], que computó en diciembre/16 unos 12.099.885 puestos de trabajo, un 0,7 % mas que los 12.018.956 registrados en diciembre de 2015. Las incorporaciones superaron a los despidos y se produjo así un aumento neto del empleo registrado de 80.929 puestos de trabajo. Si bien el empleo agregado aumentó sucesivamente en el segundo semestre del año pasado,  una comparación con los años pasados muestra a pesar de la recuperación un desempeño bastante modesto. Entre diciembre de 2012 y diciembre de 2015 el empleo registrado pasó de 11.163.446  a 12.018.956, unos 855.510 puestos de trabajo adicionales a razón de 285.170 por año, creciendo al 2,5 % acumulativo anual entre extremos del período.

Comportamiento según modalidad ocupacional: el empleo público como protagonista

A fines de 2016 algo mas de la mitad del total de ocupados en el sector registrado de la economía eran asalariados del sector privado, poco mas de la cuarta parte asalariados del sector público, un 12,3 %  monotributistas y el resto eran empleados domésticos (3,8 %),  autónomos (3,5 %) y los denominados “monotributistas sociales” (3,1 %). Pero su comportamiento en los últimos años fue diferente.

El sector público fue el que sostuvo la creación de los puestos de trabajo en estos últimos años. Si entre 2012/2015 se generaron en promedio 285.170 empleos registrados anuales , el sector público aportó la mitad de estos puestos de trabajo (144.343 asalariados), los monotributistas sociales casi el 20 % ( 55.331 anuales en promedio) y casi el 10 % del aumento promedio anual del empleo registrado total correspondió a la categoría monotributo (27.198); el aporte del sector privado en cambio fue bastante modesto, generando en promedio unos 44.616 asalariados por año, sólo un 16 % del aumento anual medio de los puestos de trabajo del sector registrado de la economía verificados en el lapso 2012/2015.

Si en el lapso 2012/2015 el aporte asalariado privado al empleo formal de la economía fue modesto, en 2016 dicho desempeño fue mucho peor, ya que registró una merma en el volumen de empleo que se cristalizó en 43.609 despidos netos. Esta caída en el volumen de asalariados privados fue compensada por las otras modalidades ocupacionales que crecieron aportando al aumento total de puestos de trabajo verificados en 2016 (80.929) de la siguiente manera; los trabajadores independientes registrados como monotributistas crecieron en 40076, asalariados en el sector público 28862, los monotributistas sociales en 27.666 y los autónomos en 12.580.

Los Asalariados del sector privado

Los asalariados del sector privado representan en torno de la mitad del empleo registrado total. Los sectores mas importantes en el empleo asalariado privado por su parte eran a diciembre de 2016 la industria y el comercio que generaban cada uno alrededor del 19 % de un total de 6.202.917. Le siguen en importancia las actividades inmobiliarias (13,5 %), Transporte y Comunicaciones (9,1 %), Construcción (6,7 %), Enseñanza (6,4 %), Servicios sociales y comunitarios (6,2 %) y Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura (5,2 %). Pero la evolución sectorial del empleo registrado fue bastante dispar.

 

 

 

La capacidad de la economía argentina para generar empleo privado asalariado en el sector formal se ha venido debilitando paulatinamente desde hace cinco años a esta parte. No es un fenómeno nuevo aunque en el año 2016 hizo eclosión con el cambio de régimen económico y varios valores de las estadísticas disponibles cambiaron de signo. Entre diciembre de 2009 y diciembre de 2012 el empleo asalariado registrado en el sector privado creció en promedio en 158.391 puestos de trabajo por año. Pero en el período siguiente, dic/12-dic/15, descendió drásticamente a los 44.616 anuales,  y en el año 2016 los asalariados registrados en el sector privado se redujeron en 43.609. La industria y la construcción fueron importantes generadores de empleo asalariado formal en el lapso 2009/2012, aportando anualmente en promedio en torno de los 42.000 asalariados, pero perdieron relevancia con posterioridad. Los servicios liderados por el Comercio, Enseñanza y Servicios sociales y de Salud fueron en cambio los que cargaron con el peso de generar empleo asalariado privado en el sector formal de la economía.

En el año 2016 por su parte el empleo privado asalariado del sector registrado se redujo en 43.609 puestos. Contribuyeron significativamente en este sentido la contracción en la industria manufacturera (47.823 asalariados), la construcción (reducción de 15.603) y los asalariados ligados a las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler que se redujeron en 11.669. Los otros sectores incrementaron la cantidad de asalariados registrados liderados por los empleados de Comercio que aumentaron 11.226, seguidos por Servicios Sociales y de Salud (9.471), Enseñanza (6.133) y Agricultura, Ganadería, Caza y Silvicultura (5.535).

El empleo registrado del sector industrial sin embargo ya venía mostrando signos de debilidad antes de año 2016. Entre dic/12 y dic/15 en efecto el empleo industrial cayó a razón de 3.805 por año en tanto que el empleo en el agro cayó en promedio en igual lapso en mayor magnitud, 4.803 asalariados por año y las actividades inmobiliarias cayeron por año en promedio en igual lapso en 4.220. La Construcción entretanto tuvo un comportamiento expansivo pero bastante modesto, creciendo anualmente en promedio unos 4.653 empleos; los servicios en cambio fueron los sectores mas dinámicos en materia de creación de empleo registrado provocando en este lapso una profundización del proceso de terciarización de estructura ocupacional del sector asalariado formal de la economía.  De este modo, el peso de la generación de empleo registrado en el lapso dic/12-dic/15 descansó en el Comercio (+10.864 puestos asalariados promedio por año), Servicios Sociales y de Salud (+9.424), Enseñanza (+ 9.195), Transporte, Almacenamiento y Comunicación ( + 8.557) y Hoteles y Restaurantes (+4.589 asalariados promedio por año).

Evolución del empleo en 2017

La información oficial sobre la evolución del empleo en el año 2017 es todavía inexistente. El Indec prevé difundir a mediados del mes los resultados de su Encuesta Permanente de Hogares referidos al cuarto trimestre del año pasado; recién a fines de marzo asimismo difundirá la evolución del empleo en la industria de construcción en el mes de Enero. El calendario de publicaciones del Ministerio de Trabajo de la Nación por su parte anuncia publicar el 30 de marzo la situación del trabajo registrado que surge del Sistema Integrado previsional Argentino(SIPA) del mes de Enero pasado. De acuerdo a estos datos el empleo registrado exhibió una lenta recuperación en el segundo semestre del año pasado; entre abril y diciembre se crearon en términos desestacionalizados unos 100000 puestos de trabajo basados en gran medida en el empleo público.

La única información oficial actualizada es la que surge para el mes de Enero de la Encuesta de Indicadores laborales (EIL) realizada por el Ministerio de Trabajo de la Nación sobre el empleo registrado relevado en 2800 empresas de 10 trabajadores o mas ubicadas en Gran Buenos Aires, Gran Córdoba, Gran Rosario, Gran Mendoza y Gran Tucumán y de 5 trabajadores o mas ubicadas en Gran Paraná, Gran Resistencia, Gran Santa Fe, Bahía Blanca y Gran Jujuy. Estos resultados muestran que el empleo en enero 2017 tuvo una variación positiva del 0,4 % sobre el mes anterior pero una baja del – 0,5 % respecto de igual periodo de 2016. A nivel de ramas, se destaca aquí la caída interanual del empleo en la industria manufacturera (-4,8 %), en la construcción ( – 2,9 %) y en Transporte, almacenaje y comunicaciones ( -0.4) y la suba en Comercio, restaurantes y hoteles (+2,4 %), en Servicios comunales, sociales y personales ( + 1,3 %) y en Servicios financieros y a las empresas (+0.8 %).

¿ Ola de despidos?

La cuestión complementaria del empleo son los despidos. Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA[3] los despidos y suspensiones ocurridos entre  diciembre de 2016 y febrero de 2017 fueron 3.683, un porcentaje pequeño respecto de los 12.099.885 empleados en el sector registrado de la economía a diciembre de 2016; un porcentaje pequeño también si el punto de referencia son solamente los asalariados del sector público y privado (9.356.478). Yendo más atrás, el último informe del CEPA muestra que los despidos y suspensiones entre marzo y Diciembre del año pasado fueron 93.574 en el sector privado y  14.027 en el sector público. En el mismo lapso, los datos del Ministerio de Trabajo muestran que los asalariados del sector privado se redujeron 38.360 y los asalariados del sector público crecieron 85.761. Intentando conciliar ambas fuentes, las incorporaciones al empleo público compensaron los despidos y provocaron aquél aumento de 85.761 asalariados en tanto que las incorporaciones al sector privado fueron inferiores a los despidos y provocaron aquella caída neta de 38.360; esto implica una reducción del 0,6 % respecto de los  6.241.277 asalariados privados registrados por la AFIP en el Sistema de Seguridad Social (SIPA).  El impacto en el sector manufacturero en cambio tiene otra dimensión. El mismo informe del CEPA registra en la industria manufacturera del país 69.190 despidos y suspensiones entre marzo y diciembre de 2016. Las incorporaciones aquí fueron inferiores a estos despidos y por ello los registros del sistema jubilatorio que publica el Ministerio de Trabajo de la Nación muestran una reducción de los asalariados en la industria manufacturera de 42.471. A marzo del año pasado, los asalariados empleados en la industria manufacture registrados en el sistema jubilatorio eran de 1.246.756, de modo que los despidos en este lapso representaron el 5,5 % de aquél nivel; el descenso en el volumen de asalariados en el sector manufacturero fue en tanto del 3,4 %.

[1] Se considera trabajador registrado a toda persona (identificada a través de un CUIT / CUIL) que ocupa al menos un puesto de trabajo declarado en los distintos subsistemas de la seguridad social. De este modo, se conceptualiza el “Trabajo Registrado” como el conjunto de trabajadores que cuentan con los beneficios sociales previstos en las normas legales, dependiendo de la modalidad ocupacional en la que se encuentran insertos. Las modalidades ocupacionales individualizadas son: asalariados del sector privado, asalariados del sector público, trabajadores registrados en el régimen especial de seguridad social para empleados de casas particulares, monotributistas incluyendo monotributistas sociales y los trabajadores inscriptos como autónomos en el régimen general.

[2]Estas series sobre empleo registrado o empleo formal las construye el Ministerio de Trabajo de la Nación en base a los trabajadores declarados en el Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), que registra al total de asalariados del sector privado, de la Administración Pública Nacional y de los estados provinciales que transfirieron sus cajas previsionales al sistema nacional; el SIPA incluye también a los trabajadores autónomos, monotributistas y trabajadores de casas particulares; el Ministerio de Trabajo de la Nación completa el universo incluyendo a los trabajadores del sector público de provincias cuyas cajas no fueron transferidos a la Nación ( Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, entre otras, y los aportantes al sistema nacional como las Fuerzas Armadas y Fuerzas de Seguridad, entre otros.

[3] El Centro de Economía Política Argentina (CEPA) construye sus estadísticas de despidos sobre “…datos de diversas fuentes, tanto primarias –con testimonios de trabajadores en primera persona- como secundarias, a partir de información periodística que cubrió en distintos puntos del país movilizaciones, denuncias, concentraciones frente a la administración pública y/o empresas, y en general, distintos hechos de conflictividad socio-sindical que revelaron una situación de pérdida de puestos de trabajo o suspensiones de trabajadores. Adicionalmente, se consultaron fuentes sindicales que aportaron datos agregados sectoriales sobre cantidad de despidos y suspensiones en cada rama de actividad o en empresas específicas”.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *