Archivos de la categoría Buenos Aires

Aduanas interiores del siglo XXI

Las Provincias apelan cada vez mas a impuestos locales. Proliferan incluso en los municipios un número creciente de tasas. Las jurisdicciones locales en vez de competir reduciendo la presión tributaria exhiben un comportamiento inverso y apelan a aumento de las alícuotas, generalización y ampliación de la base imponible y tributos de indoles diversas.

Casi todas las Provincias gravan con alícuotas diferenciales del impuesto a los ingresos brutos si la venta del mismo bien proviene de una empresa provincial o extra provincial. Se argumenta incluso una suerte de protección o tratamiento preferencial de sus habitantes y empresas locales. Resta discutir en estos casos si tales actitudes no configuran verdaderas aduanas interiores y entran en conflicto con normativas vigentes, la ley de coparticipación federal incluso, o, también, colisionan con el régimen federal de gobierno y la convivencia armoniosa entre la Nación, las provincias y los municipios. Sigue leyendo

Compartir en:

Presupuesto 2017: ¿ Quién debe pagar el metrobus de Jujuy?

Publicado en Ambito Financiero del 21/10/2016

Uno de los temas centrales del presupuesto 2017 que se discute actualmente en el Congreso es la  relación entre Nación y provincias. Esta  relación tiene dimensiones diversas. No sólo importa aquí la distribución de los impuestos que recauda la Nación. Importa también la asignación de los gastos federales en cada provincia y cada municipio, particularmente cierto tipo de gastos: las transferencias de recursos desde el nivel federal a los gobiernos locales, las obras que realizará la Nación en cada provincia y aún los recursos que provee la Nación a las empresas públicas, alguna de las cuales prestan servicio exclusivamente en la Ciudad de Buenos Aires y partidos del conurbano, AySA por ejemplo, o casi exclusivamente, como algunas empresas de FFCC. Sigue leyendo

Compartir en:

Persistente caída de la participación de la población en la actividad económica

La drástica caída en la participación económica de la población en los últimos cinco años es un hecho tan destacable como el reducido nivel de la tasa de desempleo observado, menor al 8 % de la población económicamente desde el año 2010 según la Encuesta Permanente de Hogares relevada en las 31 ciudades más importantes del país; e igual al 6,6 % según el último relevamiento del segundo trimestre pasado. Pero si la baja tasa de desempleo es una buena noticia, la caída en la participación de la población en el mercado de trabajo tiene el signo contrario. Una baja proporción de desempleados de una población que tiene un bajo nivel de participación en las actividades económicas puede estar escondiendo profundas dificultades del mercado de trabajo.

Evolucion tasa de actividad

Sigue leyendo

Compartir en:

¿ Es la pobreza actual menor que en el pasado?

¿ Qué pasado?a) el pasado reciente ( dos o tres años atrás,  2011 ?); b) el pasado más lejano (2003); c) el pasado “remoto” (los noventa y aun los ochenta). Veamos.

Primero: pobres son aquellas personas que tienen un ingreso  menor a la línea de pobreza, que el INDEC define como el ingreso mínimo por encima del cuál todas las necesidades básicas se satisfacen, incluyendo  alimentos y también no alimentos (gastos de vivienda, medicamentos, indumentaria, transporte público y aún turismo y mantenimiento de vehículos particulares)[1].Segundo: se dispone de estadísticas oficiales de pobreza desde 1988 para el Gran Buenos Aires y desde Mayo de 2001 para las grandes aglomerados urbanos del país hasta el primer semestre de 2013 en ambos casos, aunque las publicadas por el INDEC a partir de Enero 2007, mes en que se produjo un cambio institucional negativo, fueron objeto de dudas y controversias que han relativizado su utilidad; estas deficiencias son reconocidas incluso por investigadores nada críticos del gobierno como aquellos nucleados en el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), centro ligado a la CTA de Hugo Yaski, y el Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO). Para suplir estas carencias se utilizan aquí estimaciones alternativas a las del INDEC que utilizan el mismo método y la misma fuente para determinar los ingresos de las personas (EPH) pero que se diferencian en la forma de valuar la línea de pobreza, notoriamente la principal debilidad de las estimaciones del INDEC. La línea de pobreza del INDEC es notoriamente inferior a los cálculos alternativos y es la principal explicación de los bajos registros que surgen de sus estimaciones.Subesttimaci{on del INDEC de la línea de pobreza

Sigue leyendo

Compartir en:

Tarifas eléctricas: una afrenta a las provincias

Las tarifas eléctricas que deben pagar los hogares en algunas provincias ya no son tan bajas. Sin subsidios, 800 kwh por bimestre en Córdoba o Santa Fé cuestan lo mismo que cuestan en San Pablo o en Santiago de Chile, de acuerdo a las estimaciones que la propia Edenor difunde en la factura de electricidad que envía a sus clientes. En Santa Fe o Entre Ríos esos $ 800 kwh bimestrales cuestan algo menos de $ 700 según se puede estimar a partir de la información de las empresas distribuidoras y los organismos de control. Con subsidios tales valores se reducen bastante y alcanzan unos 400 pesos, un subsidio cercano a los $ 250 en Entre Ríos y algo más, $ 280 en Santa Fé.

Nueva imagen Sigue leyendo

Compartir en:

Aparece la exclusión laboral y aumenta el desempleo oculto

La población que participa del mercado de trabajo, sea que lo haga como ocupado o como desocupado , se está reduciendo. Y esta pérdida de actividad económica de la población en el contexto de retracción de la economía que sugieren los indicadores oficiales de actividad manufacturera, construcción y comercio, puede ser interpretada como un aumento del desempleo oculto.

Sigue leyendo

Compartir en:

Se agravan casos de doble imposición en electricidad

Publicado en Ambito Financiero del 22/2/2008

La doble imposición del consumo final de electricidad es un fenómeno generalizado. La misma base imponible es gravada por los tres niveles de gobierno. Pero en algunos casos esta doble imposición tiene otras características. El IVA Nacional se calcula sobre el consumo eléctrico que incluye el impuesto a los ingresos brutos en las provincias donde se utiliza: Catamarca, La Pampa, Rio Negro o San Juan. El IVA se aplica tambien sobre el consumo eléctrico que incluye la Contribución Municipal o Tasa de Uso del Espacio aéreo, como ocurre también en estas provincias y en Entre Ríos. Pero en Entre Ríos el fenómeno es más agudo: el mismo nivel de gobierno, los municipios, cobran la tasa de alumbrado público sobre el consumo de electricidad de los hogares que ya incluye otro gravamen, la Contribución Municipal que perciben para su propio Tesoro. La Provincia actúa de manera similar. Se está en presencia así de un caso de “tributo sobre tributo”. Denominado a veces efecto en “cascada” o “piramidaciòn”, este flagrante fenómeno de imposición múltiple oculta la verdadera carga impositiva y produce un desmesurado aumento del precio del servicio.Nueva imagen (3) Sigue leyendo

Compartir en:

Una pesada carga para la electricidad bonaerense

Publicado en El Cronista del 31/07/2007

La factura de energía que reciben los hogares bonaerenses puede llegar a detallar una lista de más de diez tributos: dos impuestos nacionales, cuatro impuestos provinciales y entre uno y cinco contribuciones y tasas municipales.
La cuestión más relevante tal ves es la magnitud de la carga tributaria. La Nación grava con el 21,6 %. La provincia con el 21,10 %. Los municipios como mínimo el 6 % más la tasa de alumbrado público, que en algunos municipios se cobra como una suma fija por período y en otros como un porcentaje de la facturación. Suele cobrarse $ 6, $ 13 u aún $ 18 por bimestre en el primer caso; porcentajes variables en el segundo que a veces llegan a elevados valores, encontrándose municipios donde la tasa de alumbrado público es 31 % de la facturación. La suma de la carga tributaria tota de los tres niveles de gobierno puede llegar entonces al 70 %- 75 %.
Pero la cantidad de tributos brinda también otra información. Muestra una imposición múltiple, en virtud de la cual los tres niveles de gobierno gravan con tributos diversos la misma materia imponible: el consumo de electricidad. Muestra también serios problemas de armonización fiscal entre diferentes niveles de gobierno. Muestra imposibilidad de diseñar una política tributaria de largo plazo y refleja que los diversos niveles de gobierno van agregando sucesivamente a lo largo del tiempo impuestos y contribuciones. Exhibe en definitiva incapacidad del Estado argentino para financiar su actividad en base a tributos razonables y sobre todo equitativos. Los tributos al consumo final de electricidad son impuestos inequitativos que castigan a los que tienen menos ingresos pero, como se adhieren a la factura de electricidad del servicio, su pago es inevitable y llega incluso a ser percibido en muchos casos, erróneamente, como el propio precio del suministro que resignadamente debe abonarse. Los municipios además suelen ocultarlos tras la denominación de Tasa y de ese modo sugieren que se pagan por un servicio específico recibido. Sigue leyendo

Compartir en:

Deberían bajar los impuestos al consumo eléctrico

Publicado en el Cronista del 1/12/2005

Una reducción de los elevados impuestos sobre el consumo residencial de electricidad provocaría un aumento relativo de los ingresos de la población de relevancia. Además, esta medida mejoraría la equidad distributiva, pues aectaría en mayor medida a los sectores de menores ingresos.
A costo fiscales iguales, incluso, resulta mucho más efectiva que reducir el IVA, por ejemplo, pues impactaría directamente en los ingresos de la población.
La reducción del IVA a los productos de la canasta familiar, en cambio, requeriría para cumplir su cometido una reducción de los precios al consumidor.
La Nación, las provincias y los municipios gravan el consumo de electricidad de las familias argentinas. Las administraciones los prefieren porque son impuestos muy difíciles de evadir.
Sumando todos los niveles de gobierno, las familias pueden pagar en algunos casos en forma directa más del 70 %. Y este porcentaje subiría significativamente si se incluyen los que gravan el consumo de electricidad de comercios e industrias. Sigue leyendo

Compartir en: