Bancos y Comercio: líderes del crecimiento de la década

Estimagtizados muchas veces como sectores “rentísticos, intermediarios e improductivos”, los bancos y el comercio han sido sin embargo los líderes del crecimiento económico del período 2004-2013 según surge de los nuevos cálculos del PBI difundidos por el Indec. Casi como una paradoja: las actividades financieras y comerciales fueron los protagonistas del crecimiento económico de la década. Los bancos crecieron un 224 % (14 % por año) y el comercio mayorista y minorista un 100 % (8 % anual), muy por encima del total de la economía que, según su PBI, se expandió 62 % a razón del 5,4 % por año. Estas dos actividades terciarias, que en 2004 representaban el 17 % del total, han aumentado así su importancia hasta convertirse casi en la cuarta parte de la economía argentina. Hubo también otros servicios que crecieron más rápido que el promedio en este lapso: el transporte y las comunicaciones un 85 %, los hoteles y restaurantes lo hicieron 74 % y los servicios de salud, sociales y personales (deportivos, de recolección de residuos, peluquerías, tintorerías, organizaciones empresariales, etc) aumentaron un 73 %. Los servicios, encabezados por los Bancos y el Comercio, han sido así los principales responsables de la expansión de la economía de la Argentina reciente. Como consecuencia de ello, la estructura productiva del país ha experimentado en la década un sensible proceso de terciarización y la importancia del sector servicios como generador de actividad económica ha crecido. Pasó a representar así en el 2013 el 61 % del PBI total, bastante por encima del 56 % que aportaba en el 2004.
Las actividades ligadas a la producción de bienes en cambio han exhibido muy poco dinamismo y han perdido relevancia como generadoras de valor económico. Las manufacturas crecieron rápido mientras el valor del dólar fue alto y los salarios bajos. Este dinamismo se agotó en el año 2006 y el crecimiento posterior fue, salvo excepciones, muy modesto. Como consecuencia, el tamaño de la producción industrial entre 2004 y 2013 aumentó sólo el 60 % (5,4 % anual). El sector agropecuario por su parte aportó en términos de crecimiento mucho menos de lo que aportó en términos de generación de divisas y se expandió a tasas muy modestas: su PBI aumentó apenas 20 % en nueve años (2 % anual). El sector Construcciones en cambio fue el único sector productor de bienes que mostró un dinamismo destacable creciendo casi un 70 % en el período (6 % anual); la extracción de petróleo, gas y minería finalmente tuvo un comportamiento decepcionante a punto tal que en 2013 su producción era 5 % menor que la de nueve años antes. Como resultado de este desempeño, la producción de bienes de la economía argentina ha perdido significación y exhibe la contracara del fenómeno de terciarización. Aportó en 2013 sólo el 39 % del PBI total, sensiblemente por debajo del 44 % que fue capaz de generar en el 2004, punto de partida de los nuevos cálculos del Indec.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *