¿Volvió a crecer la economía argentina?

El Indec difundió recientemente que el PBI del primer trimestre creció un 1,1 % respecto del igual período del año anterior y en Abril la economía se expandió un 1,7 % según el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) del Indec . El gobierno interpretó en base a estos datos que la economía está creciendo en línea con las supuestos del presupuesto nacional que prevé una expansión del 2,8 %, tratando de relativizar también la visión de estancamiento que surge de un PBI per capita igual al de 2011. Se usó también para poner en tela de juicio las estimaciones del FMI quien, últimamente, previó que el PBI se reducirá un 0,3 % en el presente año. Consultoras privadas estiman por su lado que la economía se contrajo un 0,8 % en el primer trimestre del año. La Presidenta de la Nación incluso ha desafiado las estimaciones de Merril y Linch:”…le apuesto a Merril y Linch que vamos a crecer más de 1,4 %“.

Nueva imagenEl desempeño de la economía del primer trimestre informado por el propio Indec sin embargo lejos está de ser una expansión robusta, no sólo por su magnitud, apenas un 1,1 %, sino también por su composición. El PBI creció gracias a que el Consumo Colectivo se expandió un 8 % y esto compensó la caída de las exportaciones ( -1,4 %) y el modesto desempeño del consumo Individual (Consumo de los Hogares), 0,8 %, y de la Inversión, 0,5 %. El comportamiento de la Inversión tampoco sirve para respaldar la hipótesis de un crecimiento vigoroso: creció sólo la Inversión en Construcción ( 5,2 %) ya que aquella en equipos de producción se contrajo un – 4,6 %. Y en los años anteriores el consumo público ha sido también decisivo para mantener el reducido nivel de expansión de la economía. El Consumo Colectivo (Público) como consecuencia ha incrementado su importancia en el gasto agregado de la economía.Nueva imagen

Disgresión: Consumo e Inversión. ¿Qué es el consumo colectivo?

Adoptando como punto de referencia el Manual de Cuentas Nacionales de Naciones Unidas ( publicado conjuntamente con la Comisión Europea, la OECD, FMI y Banco Mundial como Sistema de Cuentas Nacionales 2008) y el Manual de Cuentas Nacionales del Indec (Cuentas Nacionales de la República Argentina, Año base 2004, Serie Documentos de trabajo Nº 23) pueden definirse a los bienes de consumo como aquellos que satisfacen directamente los deseos y necesidades en tanto que los bienes de capital o de inversión son los bienes que sirven o se usan para producir otros bienes. El Consumo por su parte es el gasto en bienes y servicios de consumo entendidos como aquellos utilizados por los hogares, las Instituciones sin fines de lucro que sirven a los hogares (ISFLSH) o el gobierno para la satisfacción directa de las necesidades o deseos individuales ( Consumo Individual) o las necesidades colectivas de miembros de la comunidad (Consumo Público o Consumo Colectivo). La Formación Bruta de Capital Fijo por su parte es el gasto que realizan los productores y empresas en bienes de capital o bienes de inversión que se usan en su propio proceso de producción de bienes y servicios ( gastos en Edificios, Galpones, mejoras en tierras y terrenos, Maquinarias, Equipos de producción y de transporte, sistema de armamentos, recursos animales que generan productos en forma repetida, árboles y plantas que generan productos en forma repetida y gastos en Investigación y desarrollo). Pero además, las mediciones de la Formación Bruta de Capital Fijo incluye también los gastos e inversiones en Vivienda de las familias, no obstante que estas son estrictamente un gasto en un bien de consumo durable que brinda a las familias un servicio; esto es las viviendas ocupadas por sus propietarios no se consideran como bienes de consumo durables, a pesar de serlo, sino que se incluyen dentro de los activos fijos ( bienes y servicios que se utilizan en la producción durante más de un año) y de este modo los propietarios que ocupan sus vivienda se tratan como propietarios de empresas no constituidas en sociedad dedicadas a la producción de servicios de alojamiento para su propio consumo.Nueva imagen (1)

Consumo Individual (Hogares)

” Un bien o servicio de consumo individual es aquél que es adquirido por un hogar y utilizado para satisfacer las necesidades y deseos de sus miembros. Los bienes y servicios individuales pueden comprarse y venderse siempre en el mercado, aunque también pueden suministrarse gratuitamente, o a precios económicamente no significativos, bajo la forma de transferencias sociales en especie. En la práctica, todos los bienes y la mayoría de los servicios son individuales”.

Consumo Colectivo (Público)

Los gastos de consumo incurridos por el gobierno se dividen a su vez entre los que se realizan en beneficio de los hogares individuales y los realizados en beneficio de la comunidad en su conjunto. Los primeros se asimilan a los bienes privados en tanto que el gobierno incurre en gastos de consumo de tipo colectivo cuando presta un servicio simultáneamente a cada uno de los miembros de la comunidad o a determinadas secciones de la misma, como por ejemplo a todos los hogares que habitan en una región particular. Ejemplos típicos son los servicios generales de la administración pública y los servicios de seguridad prestados a nivel nacional o local. Los servicios colectivos prestados por el gobierno comprenden principalmente los de seguridad y defensa, mantenimiento de la ley y el orden, legislación y regulación, mantenimiento de la salud pública, protección del medio ambiente, etc. Todos los miembros de la comunidad pueden beneficiarse de esos servicios. Por su naturaleza, los servicios colectivos no se venden a los individuos en el mercado y son financiados por el gobierno con ingresos tributarios o de otro tipo y, como consecuencia, su medición se realiza midiendo el costo que para el gobierno origina su prestación. De acuerdo al Manual de Naciones Unidas “…los gastos se asignan a las unidades institucionales que soportan los costos, aunque éstas no sean las unidades a las que se suministran los bienes y servicios.” Grosso modo la diferencia entre el Consumo Colectivo (Público) de acuerdo al Sistema de Cuentas Nacionales y el concepto más difundido de Gasto Público es que aquél no incluye las transferencias del tipo de jubilaciones, pensiones, retiros y asignaciones. La pregunta pertinente entonces es si un empleado público más en la Secretaría de un Ministro, o una resma adicional de papel o un aumento en la factura de teléfono de cualquier repartición del Estado es un aumento en el consumo colectivo que contribuye siempre a satisfacer una necesidad de la población

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *