Medicamentos:¿ Tienen las farmacias conductas colusivas?

Los laboratorios productores de medicamentos no gozan de buena fama entre la población; se le adjudican prácticas abusivas y precios caros .Diferente pareciera ser la visión que el público tiene de las farmacias, al menos de aquellas pequeñas que se las suele identificar con el tradicional farmacéutico de pueblo que goza aún de prestigio social y es casi un “servidor público”.

No siempre sin embargo las farmacias pequeñas o que “pareciera” que no integran grandes cadenas son actores individuales del mercado, al menos en las grandes ciudades. Aún muchas farmacias de pequeñas ciudades y villas, cuyos dueños son el tradicional farmacéutico de pueblo,  integran cámaras y asociaciones buscando oponer a los laboratorios poder y capacidad de negociación. Y como consecuencia asumen, voluntaria o involuntariamente, conductas anticompetitivas que perjudican finalmente al consumidor. Esto no quiere decir que la conducta de la farmacia que a continuación relatamos no sea una reacción colectiva y coordinada a actitudes similares de los laboratorios. Sea cual fuere la explicación, lo concreto es que las farmacias asumen también conductas anticompetitivas que perjudican a los consumidores.

Lo que nos ocurrió con el PRISONIL D (Losartan Potásico 50 mg. Hidroclorotiazida 12,5 mg) 50  mg/12,5 mg x 30 comprimidos recubiertos de Laboratorios Lepetit el día 09/01/2019 en una farmacia del Barrio de Palermo de la Ciudad de Buenos Aires sirve para graficar este tipo de conductas anticompetitivas. Dato importante para entender lo que se relata a continuación es saber que somos clientes habituales de esa farmacia, conocidos, no amigos pero clientes “fieles”. Sabiendo su valor por compras anteriores, cuando el dependiente de la farmacia preguntó la marca del medicamento cuya receta estábamos exhibiendo nuestra respuesta fue “Prisonil D”. El joven dependiente respondió “no tenemos”.

-Nosotros: te lo pago y mañana me lo traes.

-Joven Dependiente: No, no se puede. La farmacia no lo va a pedir más al Laboratorio. No lo va a vender más. Puede reemplazarlo con otras marcas con las mismas especificaciones sugirió, en envase que contiene también 30 unidades; por ejemplo, nos dijo, Enromic de Laboratorio Microsules o Vasecten de Laboratorio Bernabó.

-Nosotros: ¿Porque no lo va a vender más al Prisonil D?

-Joven Dependiente:Porque la Farmacia no lo va a pedir más al Distribuidor/Laboratorio.

A todo esto, otra persona que también atendía detrás del mostrador, de más edad,  de mas autoridad,  que nos identificaba como “fieles” clientes  intervino diciéndole al Joven dependiente: -Hacé el pedido del Prisonil D y mañana se lo traemos. El joven dependiente realizó el pedido, pagamos y hoy, 10/01/2019, buscaremos el Prisonil D.

Antes de retirarnos del mostrador y pasar por la caja de la farmacia para pagar sin embargo le solicitamos al Joven Dependiente los precios de los tres medicamentos mencionados.Solícito, nos informó: Prisonil D $ 260; Enromic $ 583; Vasecten $ 602.

Por ahora cabe una sola conclusión del ejemplo: Las farmacias no venden Prisonil D porque es barato y, por los precios expuestos, muchísimo más barato. Y la ganancia de la Farmacia se reduce si se vende un medicamento de menor valor. Tal vez haya otra explicación; acaso sea una reacción a otras prácticas también monopólicas por parte de los laboratorios. Pero por ahora, con los elementos disponibles, nos quedamos con esta conducta anticompetitiva en el último eslabon de la cadena de venta de medicamentos, las Farmacias,  que perjudica gravemente a los consumidores. La medida será efectiva sin embargo si es coordinada  y la ejecutan todas las farmacias.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *