Pensando la problemática de la inversión en Ciencia y Tecnología

Los recursos que la Argentina  toda destinó a Investigación y Desarrollo han caído en los últimos años significativamente; los recursos que destinó solamente el Estado Nacional también. Y el ajuste de 2018 no fue ” mucho” mayor que el de 2014. Aunque en 2018 los investigadores, becarios y resto del personal habían crecido también en forma significativa. Sólo en el CONICET, alrededor de un 40 % del total del país, el personal, incluyendo investigadores, becarios y técnicos, había crecido más del 20 %  en 2018 con relación a 2014. Argentina invierte Poco o Mucho? Según la Unesco, poco si el punto de referencia es Brasil, Canadá, Francia y USA. Pero no invierte poco si el punto de referencia es Chile, Colombia, México, Perú o Venezuela.

Argentina tiene pocos o muchos investigadores? Según los datos de la Unesco tiene pocos si se la compara con USA, Francia, Canadá o España. Tiene muchos si se la compara con China y con cualquier país de América Latina, incluido Brasil y Chile por supuesto.

Primera Conclusión

Argentina invierte relativamente poco y tiene relativamente muchos investigadores; luego, sus investigadores ganan poco y sus investigadores no tiene recursos para comprar insumos para sus investigaciones.  Una aproximación a esta idea es dividir el Gasto en Investigación y Desarrollo por la cantidad de investigadores expresados en dolares y compararlos entre los diversos países. Este cociente intenta captar los ingresos de los investigadores y los otros gastos en que incurre el sistema ( personal de administración y técnicos de apoyo que asisten a los investigadores, insumos y equipamientos utilizados en el proceso de investigación, etc.) en promedio por investigador. De acuerdo a los datos de la UNESCO, este cociente ubica a la ciencia Argentina en los puestos más bajos de la tabla.

Segunda Conclusión

Y debido a que Argentina invierte poco en I+D, sus investigadores ganan poco y sus investigadores no tienen “reactivos” e insumos para investigar. Y consecuentemente, el sistema científico argentino produce en promedio poco si la producción se la mide con un indicador imperfecto  pero usado en todo el mundo para medir rendimiento: Publicaciones promedio registradas por la base de publicaciones SCOPUS por cada investigador que difunde la Red Iberoamericana de Indicadores en Ciencia y Tecnología (RICYT).

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *