Tarifas de Gas: el efecto temperatura

La factura de gas de los usuarios residenciales no podrá ser mas de cinco veces la factura de igual período del año pasado en un nuevo intento del gobierno por resolver los conflictos generados por las nuevas tarifas de gas.  Antes de ello había intentado resolver la cuestión fijando un tope al precio del metro cúbico, no de la factura, que no podía subir mas del 400 %. Pero el aumento del precio mas el aumento del consumo generó valores astronómicos en algunos casos que fueron profusamente expuestos en los medios de comunicación.

La medida intenta cerrar la discusión que comenzó con el nuevo cuadro tarifario instrumentado a partir del 1 de abril. Para la empresa Metrogas en la subzona Capital Federal por ejemplo las nuevas tarifas aplicables a los usuarios que no ahorran implican una suba del precio del m3 del 383 % para la categoría de menor consumo (500 m3 anuales) y del 178 % para la de mayor consumo (mas de 1800 m3 anuales). Un cálculo comparando las tarifas actuales con ahorro (tarifa mas barata) y las de igual período del año pasado sin ahorro (tarifa mas cara) arroja los resultados mas favorables para el gobierno: el precio del metro cúbico en este caso no sube mas del 200 % para los menores consumos y un poco menos para los mayores consumos. Estos son aumentos absolutamente “razonables” para el estado actual del debate. Pero apareció la temperatura y el panorama se complicó. Y con el diario del lunes todos hacemos el diagnóstico “obvio”: improvisación por no prever las actuales bajas temperaturas y también por no consultar archivos sobre las elevadas temperaturas del año pasado.

El monto de las facturas se disparó entonces impulsado por un consumo en aumento derivado de las bajas temperaturas y tarifas mas elevadas al ser imposible acceder a las bonificaciones derivadas de ahorros en el consumo. Y respecto del año pasado las proporciones de aumento se potenciaron porque la base de comparación registró consumos muy reducidos consecuencia de un otoño/invierno sumamente benigno: en 2015 hubo sólo 12 días con temperaturas inferiores a los 10 grados siendo que en el 2014 fueron 19 días y en el 2007 unos 55 días. Por la misma razón, acceder a tarifas mas baratas derivadas de ahorro de consumo el año pasado fue asimismo más fácil y esto deprimió también la base de la comparación y acrecentó los % de aumento. A consumos iguales, y calculando la factura con las tarifas mas altas, sin ahorro, un consumo típico de Abril/mayo hubiera costado 4,3 veces lo que costaba en año pasado sin subsidios para el tramo de menor consumo anual ( 500 m3) y menos de tres veces para los tramos de mayor consumo. Pero suponiendo que el consumo del año pasado fue la mitad del registrado en el presente Abril/Mayo, la factura de este año con las tarifas del conflicto hubiera sido para los tramos de bajo consumo casi siete veces la factura del año pasado calculada con las tarifas mas elevadas que regían en 2015, esto es tarifas sin ahorro. Finalmente, una factura actual con consumo de baja temperatura (doble consumo que el año pasado) y  tarifas actuales sin ahorro (las mas elevadas) comparada con una del año pasado con consumo bajo ( temperatura alta) y una tarifa baja resultado de suponer que el usuario ahorró tanto el año pasado que accedió a la tarifa mas baja, se obtienen los resultados que aparecían en radios y TV: la factura se multiplica en ciertos casos por  mucho mas de diez veces, resultado de diversas combinaciones, resultado de un esquema tarifario kafkiano casi imposible de administrar aun con un “Excel” afiatado. Y se podrían explicar entonces hasta la factura que por mas de $ 18000 ventiló Alejandro Fantino  en su programa Animales Sueltos, la de Vanina Escudero con aumentos del 1600 % o la de Wanda Nara  por $ 10000.

Nueva imagen

 

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *