Presupuesto 2017: ¿ Quién debe pagar el metrobus de Jujuy?

Publicado en Ambito Financiero del 21/10/2016

Uno de los temas centrales del presupuesto 2017 que se discute actualmente en el Congreso es la  relación entre Nación y provincias. Esta  relación tiene dimensiones diversas. No sólo importa aquí la distribución de los impuestos que recauda la Nación. Importa también la asignación de los gastos federales en cada provincia y cada municipio, particularmente cierto tipo de gastos: las transferencias de recursos desde el nivel federal a los gobiernos locales, las obras que realizará la Nación en cada provincia y aún los recursos que provee la Nación a las empresas públicas, alguna de las cuales prestan servicio exclusivamente en la Ciudad de Buenos Aires y partidos del conurbano, AySA por ejemplo, o casi exclusivamente, como algunas empresas de FFCC.

a) Los impuestos que recauda la AFIP se prevé que se distribuyan así: $ 729.000 millones para provincias y Ciudad de Buenos Aires (28,8 % de un total de $ 2,53 billones) y 64,7 % para la Nación aunque si se incluyen Fondos Fiduciarios, Instituto del Cine, Radio y TV Argentina S.E, Instituto Nacional de la Música, Contribuciones al INSSJyP y AFIP tal porcentaje trepa al 71,2 %.

b) La Nación por su parte prevé transferir de sus propios recursos $ 125.000 millones a gobiernos provinciales y casi $ 20.000 millones a gobiernos municipales; 43 % del total se destinará a gastos corrientes y 57 % a obras y gastos de capital. Pero aquí en muchos casos la Nación podrá elegir el receptor. Y el año que viene hay elecciones. La componente política de la distribución del presupuesto no se agota aquí. Se deben incluir otros elementos que afectan la distribución. Por ejemplo: las transferencias a empresas públicas y las obras que la Nación prevé realizar en todo el territorio.

c) AySA, que brinda servicios de agua y saneamiento sólo a la Capital Federal y ciertos partidos del conurbano, recibirá del presupuesto nacional $ 13.000 millones. Un número no menor: es como si la coparticipación de la Ciudad y de la Pcia. de Buenos Aires aumentara casi un 8 %. Las empresas ferroviarias son otro ejemplo: recibirán de la Nación para gastos del personal de los FFCC, preponderantemente del área metropolitana, casi $ 15000 millones y $ 4000 millones para administrar y gestionar el material rodante, equipos y talleres; esto equivale a más del 10 % de los fondos por coparticipación que recibirán ambas jurisdicciones.

d) La Nación prevé finalmente invertir $ 65.000 millones: obras que elevan la productividad sistémica y mejoran el bienestar de todos los argentinos tales como centrales hidroeléctricas, Puertos de la Pcia. de Buenos Aires, sistema carcelario y un ambicioso programa federal de mejoras viales. Pero también se prevé invertir en obras de impacto acotado que requerirían ser evaluadas desde otro punto de vista, el del Congreso Nacional. Y entonces: ¿ debe la Nación destinar $ 1100 millones del presupuesto 2017 y $ 15000 millones de ejercicios futuros para construir la Central Obelisco de la Red de Expresos Ferroviarios Regionales y las obras restantes incluidas en el Proyecto? ¿ Debe la Nación destinar $ 1800 millones para construir Metrobus en Jujuy, Posadas, La Plata, Tucumán, Mendoza y Maipú-Olivos-San Isidro? Seguro que el Poder ejecutivo priorizó tales inversiones ponderando incluso razones estratégicas. Pero tal vez el Congreso deba desarrollar sus propios métodos de evaluación por aquello de que ” cuatro ojos ven más que dos”.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *