Indice de Precios: Tantas vueltas para volver al viejo método

El nuevo índice de precios que elabora el Indec con la supervisión del FMI abjura de los cambios metodológicos más importantes que había introducido luego de la intervención en Enero de 2007. Entre esos cambios, el Indec había adoptado en efecto las denominadas “canastas estacionales o canastas móviles” argumentando que el método usado hasta ese momento, las “canastas fijas”, producían “sesgos aberrantes”.
Ahora, luego de la última reunión con los técnicos del FMI, el Indec no los pudo convencer y tuvo que aceptar sus argumentos para que el nuevo Índice vuelva al método anterior que despreció, el de las “canastas fijas”.
Sigue leyendo

Compartir en:

Tarifas por la escalera. Precios por el ascensor

El retraso de las tarifas de los servicios públicos tiene ya una magnitud imposible de justificar; un desperdicio de recursos, no renovables muchos de ellos, rayano en la irracionalidad; un volumen de fondos muy difícil de financiar. Visto desde el lado de las empresas prestadoras, los aumentos de sus costos del 700 o 1000 % desde la convertibilidad frente a tarifas que aumentaron muy debajo, demandan recursos públicos para financiar el bache que crecen en forma casi explosiva. Sigue leyendo

Compartir en:

Se agravan casos de doble imposición en electricidad

Publicado en Ambito Financiero del 22/2/2008

La doble imposición del consumo final de electricidad es un fenómeno generalizado. La misma base imponible es gravada por los tres niveles de gobierno. Pero en algunos casos esta doble imposición tiene otras características. El IVA Nacional se calcula sobre el consumo eléctrico que incluye el impuesto a los ingresos brutos en las provincias donde se utiliza: Catamarca, La Pampa, Rio Negro o San Juan. El IVA se aplica tambien sobre el consumo eléctrico que incluye la Contribución Municipal o Tasa de Uso del Espacio aéreo, como ocurre también en estas provincias y en Entre Ríos. Pero en Entre Ríos el fenómeno es más agudo: el mismo nivel de gobierno, los municipios, cobran la tasa de alumbrado público sobre el consumo de electricidad de los hogares que ya incluye otro gravamen, la Contribución Municipal que perciben para su propio Tesoro. La Provincia actúa de manera similar. Se está en presencia así de un caso de “tributo sobre tributo”. Denominado a veces efecto en “cascada” o “piramidaciòn”, este flagrante fenómeno de imposición múltiple oculta la verdadera carga impositiva y produce un desmesurado aumento del precio del servicio.Nueva imagen (3) Sigue leyendo

Compartir en:

Una pesada carga para la electricidad bonaerense

Publicado en El Cronista del 31/07/2007

La factura de energía que reciben los hogares bonaerenses puede llegar a detallar una lista de más de diez tributos: dos impuestos nacionales, cuatro impuestos provinciales y entre uno y cinco contribuciones y tasas municipales.
La cuestión más relevante tal ves es la magnitud de la carga tributaria. La Nación grava con el 21,6 %. La provincia con el 21,10 %. Los municipios como mínimo el 6 % más la tasa de alumbrado público, que en algunos municipios se cobra como una suma fija por período y en otros como un porcentaje de la facturación. Suele cobrarse $ 6, $ 13 u aún $ 18 por bimestre en el primer caso; porcentajes variables en el segundo que a veces llegan a elevados valores, encontrándose municipios donde la tasa de alumbrado público es 31 % de la facturación. La suma de la carga tributaria tota de los tres niveles de gobierno puede llegar entonces al 70 %- 75 %.
Pero la cantidad de tributos brinda también otra información. Muestra una imposición múltiple, en virtud de la cual los tres niveles de gobierno gravan con tributos diversos la misma materia imponible: el consumo de electricidad. Muestra también serios problemas de armonización fiscal entre diferentes niveles de gobierno. Muestra imposibilidad de diseñar una política tributaria de largo plazo y refleja que los diversos niveles de gobierno van agregando sucesivamente a lo largo del tiempo impuestos y contribuciones. Exhibe en definitiva incapacidad del Estado argentino para financiar su actividad en base a tributos razonables y sobre todo equitativos. Los tributos al consumo final de electricidad son impuestos inequitativos que castigan a los que tienen menos ingresos pero, como se adhieren a la factura de electricidad del servicio, su pago es inevitable y llega incluso a ser percibido en muchos casos, erróneamente, como el propio precio del suministro que resignadamente debe abonarse. Los municipios además suelen ocultarlos tras la denominación de Tasa y de ese modo sugieren que se pagan por un servicio específico recibido. Sigue leyendo

Compartir en:

Deberían bajar los impuestos al consumo eléctrico

Publicado en el Cronista del 1/12/2005

Una reducción de los elevados impuestos sobre el consumo residencial de electricidad provocaría un aumento relativo de los ingresos de la población de relevancia. Además, esta medida mejoraría la equidad distributiva, pues aectaría en mayor medida a los sectores de menores ingresos.
A costo fiscales iguales, incluso, resulta mucho más efectiva que reducir el IVA, por ejemplo, pues impactaría directamente en los ingresos de la población.
La reducción del IVA a los productos de la canasta familiar, en cambio, requeriría para cumplir su cometido una reducción de los precios al consumidor.
La Nación, las provincias y los municipios gravan el consumo de electricidad de las familias argentinas. Las administraciones los prefieren porque son impuestos muy difíciles de evadir.
Sumando todos los niveles de gobierno, las familias pueden pagar en algunos casos en forma directa más del 70 %. Y este porcentaje subiría significativamente si se incluyen los que gravan el consumo de electricidad de comercios e industrias. Sigue leyendo

Compartir en: